Hablar del origen y algunos de los avatares históricos que han sucedido a nuestra Cofradía es algo que hasta hace no muchos años era una tarea en la que la inexactitud siempre estaba presente. Repasando la hemeroteca se pueden encontrar diversos artículos que citan, al pie de la letra, la siguiente frase como motivo para la citada inexactitud: “un vándalo entusiasta, o un anticuario rapaz, sustrajo la primitiva regla que, según nos consta por un documento notarial, estaba escrita en caracteres del siglo XVI y con magníficos miniados”. Los papones viejos de León la habrán leído u oído en numerosas ocasiones.

Frase que podemos afirmar que quedará dentro del anecdotario de la Semana Santa leonesa, ya que el 2 de Febrero de 2010 y gracias a las investigaciones, recogidas en su libro “Transcripción de la Regla Fundacional de la Cofradía de las Angustias y Soledad de Nuestra Señora la Virgen María 1578”, por el historiador Antonio Alonso Morán, quedó en desuso, pudiéndose afirmar que nuestra Cofradía fue fundada en el convento de Santo Domingo el Real, situado donde ahora se encuentra el conocido como “Complejo Santo Domingo”, el 9 de Febrero de 1578, como así acredita el Testimonio de la Regla y Estatutos y documento de exención de la Cofradía de las Angustias y Soledad (1848) que el citado autor encontró en el Archivo histórico Nacional de Madrid.

Consultados los antiguos libros y legajos encontrados por el autor, se puede corroborar como nuestra cofradía, que ya en origen era concebida como de disciplinantes, fue fundada con una clara vocación de ayuda a los más necesitados y la regla original la definía como “una cofradía de ánimas, asistencial, devocional, gremial y penitencial”. Del mismo modo, estos legajos manuscritos recogen muchos de los actos que en la actualidad celebramos. Como ejemplo de ello la Solemne y Oficial Procesión del Santo Entierro, la Misa de Difuntos o que la Toma de Posesión de los nuevos abades se realice durante la Celebración del Día de la Alegría, certificándose esta como una de las fiestas más antiguas de la ciudad de León.

Podemos datar nuestros primeros estatutos en 1578 y la primera modificación de los mismos, aprobada por el prelado Francisco Trujillo, en 1582. Otro hito importante, porque fue una época difícil para el país y, lógicamente, para nuestra Cofradía, fue la Guerra Civil, que llegó a provocar la casi desaparición de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad. Afortunadamente, un grupo entusiasta de 22 hermanos logró reorganizarla y darle un nuevo impulso en 1940, aprobando unos nuevos estatutos en 1942, e incluyendo, además, nuevas imágenes en la procesión, como es la del Santo Cristo, ya que el número de hermanos se incrementó con nuevas altas.

Otra modificación importante de los mismos es la que se realizó en 1992. En ella, dichos estatutos se ajustaron al Derecho Canónico vigente, y se introdujo, entre otras, la posibilidad de que las hermanas pudieran procesionar con túnica, llegando incluso a ser algo más de un tercio de los componentes que a día de hoy tiene la Cofradía.

En los últimos 20 años, es palpable el progreso del que todos los hermanos y la ciudad de León hemos sido testigos. El número de hermanos, el patrimonio, el enriquecimiento y mejora de los pasos, etc, va en aumento y es sencillamente apasionante pensar el lugar en el que nos va a colocar el entusiasmo y el trabajo que muchos de los hermanos están realizando cada día.