Paso titular del Santo Entierro.

Según el estudio de la última restauración llevada a cabo por el Ministerio de Cultura, el Cristo es atribuible a Juan de Juni de mediados del s. XVI. La llaga del corazón ocultaba una cavidad para albergar las Sagradas Formas.

La urna se hizo nueva en 1944 siguiendo el modelo de la existente. El trono es obra de Francisco Javier Santos de la Hera de 1990.

Va escoltada por la Guardia Civil con traje de Gran Gala propiedad de la Cofradía.

 Son muchas las emociones que recorren el cuerpo de los leoneses cuando el Santo Sepulcro pasa mecido por sus braceros por las calles leonesas. Una visión de ellas es la siguiente:

 

"Ver al Cristo Yacente del Santo Sepulcro produce varios y distintos sentimientos; entre otros dolor, amor, respeto y recuerdos de los seres queridos que ya no están. Pero sobre todo, un gran orgullo por formar parte de ese grupo de braceros que pujan la "Urna" , como popularmente se la conoce; con la devoción y la templanza que del Santo Sepulcro emana."