Acto destacado

Festividad Consolación de María

La consolación de María

La Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad desde hace ya varios años ha incluido es su calendario de actos la celebración de la “Festividad de Consolación de María”, que aunque no se recoge su obligatoriedad en ningún de sus libros regulatorios, se ha convertido en una fecha destacada del calendario cofrade para esta, celebrándose el día 4 de septiembre de cada año.

La naturaleza de esta celebración tiene su fundamento en que dentro del rico patrimonio de la hermandad, una de las imágenes que compone la procesión del Entierro del Viernes Santo es su Virgen de la Consolación de María. Esta cofradía mariana, además de las advocaciones de las Angustias y Soledad de sus titulares acoge la de la Consolación de María que se trata de una advocación mariana, que hunde sus raíces en la Alta Edad Media, cuya fiesta se celebra el 4 de septiembre, en la que, el nombre de María, aparece asociada, por voluntad divina, a las tareas redentoras de mediadora y “consuelo de los afligidos”. Es la Madre, en trance de amor y entrega, recogiendo los dolores de los hombres para devolverlos trocados en alegría y alivio.

Para conmemorar esta Festividad se celebra una eucaristía en nuestra Iglesia de Santa Nonia donde asisten principalmente las braceras del paso de Ntra. Sra. de la Consolación de María, la Junta de Gobierno y cualquier otro hermano/a que lo desee rezándose al final de la misma un responso por las hermanas fallecidas del paso. A continuación y como es costumbre el seise del paso invita a un vino español en la Casa de Hermandad de la Cofradía. 

Y bebes tu dolor, un año más  como jirones de ternura
que ennoblecen tu voluntad y recuerdas,
con cada grano de luz la agonía del agua acariciando su piel,
aquellos versos de amor sembrados en Nazaret.
Horas de duda, de silencio, de abandono.
Y ahora te quedas sola, un año más.
La tormenta pone cerco a tu soledad, al desamparo.
Soledad que barre  la sonrisa y al vacío acuna.
Tu eterna espera, el duelo en la noche del mayor silencio.
¡Mujer de la más honda soledad, huérfana del Hijo!
¡Te llamaremos muchas veces, desde esta  nuestra soledad  tan sola,
Consolación de María, María  Soledad!

Javier Antón Cuñado
Verificado por MonsterInsights