Pasos de la Cofradía

Virgen de la Alegría

Anónima siglo XVI

  • Pujada por 46 braceros, sus salidas procesionales son el día de la fiesta de la Alegría (Domingo de Pentecostés) y en la procesión del Corpus Christi.

Virgen de Gloria

La Virgen de la Alegría es la única Virgen de Gloria de la provincia de León, y también una de las pocas que existen en nuestro pais. Se trata de una talla de bulto redondo que podría haber llegado a la Cofradía a finales del siglo XIX. En ella, María es representada en actitud feliz y los rasgos de su cara son alegres y distendidos. Esta imagen es la única de la Cofradía, junto con nuestras dos titulares, la Virgen de las Angustias y la Virgen de la Soledad, que procesiona dos veces cada año, siendo la protagonista de la Fiesta de la Alegría el Domingo de Pentecostés, una de las que ya establecía la regla original, durante la cual en los años pares toma posesión el nuevo Abad.

Hay  un documento notarial de testamentaría del año 1614, conocemos que a inicios del siglo XVII, la Cofradía de Angustias y Soledad celebraba con solemnidad la festividad de “La Alegría”, que se ensalzaba con música y con Maestro de Capilla y cantores. Asimismo, se tiene referencia de la celebración de grandes festejos con motivo de esta festividad, y en concreto de corridas de toros, ya que para tal fin, al parecer se acudía a Tierra de Campos para adquirir las reses bravas que se lidiaban en esta fiesta. 

Un ejemplo de dicha referencia se encuentra en el Libro de Acuerdos del Ayuntamiento del que se desprende que en 1752 el Ayuntamiento leones da “licencia al Abad de las Angustias para correr un Toro”. Se celebra ininterrumpidamente desde 1940, siendo una de las fiestas mas antiguas de la Ciudad de León.

Con fecha 26 de Enero de 2018, el Ilmo. Sr. Presidente de la Excma. Diputación de León, dictó por Decreto resolviendo declarar como Manifestación Popular de Interés Turístico Provincial por tratarse de celebración original o singular, de marcada tradición popular y superar los 30 años de antigüedad.

Así mismo, es la imagen que la Cofradía aporta a la procesión del Corpus Christi de la ciudad de León, siendo siempre pujada por hermanos  de la Cofradía. Se trata de un paso de dimensiones mucho más pequeñas que el resto de los que tiene la Cofradía, lo que le da un carácter mucho más entrañable para todos.